Lectura en Movimiento, promoviendo hábitos lectores en escuelas rurales

Un niño leyendo un libro en una escuela primaria rural de Hidalgo. Foto: Cortesía Lectura en Movimiento.

En México, se leen un promedio de 5.3 libros al año, entre impresos y digitales, de acuerdo con cifras de la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura 2015 del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). Estos números resultan bajos en comparación con países más avanzados que leen un promedio de 47 libros por año.

Para mejorar esta situación, surge una fundación mexicana que se enfoca en promover hábitos lectores en niños de escuelas primarias rurales. Se trata de Lectura en Movimiento, un proyecto que nace a través de la fundación Arte para Despertarte AC.

Rodrigo Diego Rivera, coordinador general del proyecto, platicó con el equipo de Sí Podemos sobre cómo detectaron la necesidad de crear el proyecto.

“Más allá de la cantidad de cuánto se lee, hay un problema muy serio de comprensión lectora, que indica que 60 de cada 100 jóvenes en México que termina el bachillerato no comprenden lo que lee, lo que evidentemente condena sus oportunidades de desarrollo laboral y profesional”, señala Rodrigo.

Un proyecto único

“Nos sentamos a evaluar una serie de problemáticas que queríamos enfrentar. La organización (Arte para Despertarte), antes de que yo entrara, ya realizaba una serie de actividades no lucrativas, pero queríamos enfocarnos en una actividad en particular. El consejo de asociación y yo somos amantes de la lectura. Tenemos una vocación de compartir siempre lecturas, de hacer actividades siempre relacionadas con los libros. A la hora de hacer actividades en las escuelas rurales, realizando donaciones de libros y charlas medioambientales, llegamos a la conclusión que era muy buen momento y empezamos en el mes de enero de 2016”, menciona al recordar los orígenes de Lectura en Movimiento.

“Lo que distingue a Lectura en Movimiento de otros proyectos de lectura es que trabajamos muy de cerca en la capacitación de maestros y los padres de familia en esta lógica que para fomentar hábitos lectores, tienen que participar todos. Es muy difícil que un niño  que sus padres que sus maestros tengan el hábito de la lectura. En ese sentido hay que trabajar con todos.Crear un ambiente favorable para la lectura para que a los demás guste leer, el hábito de la lectura es muy contagioso”, recalca.

Una vez decidida la función del proyecto Lectura en Movimiento, el siguiente paso era saber dónde aplicarla. El estado de Hidalgo, aledaño a la Ciudad de México, surgió como una excelente opción.

“Una de las personas de nuestro Consejo tenía un contacto importante con el Gobierno del Estado de Hidalgo, específicamente en municipio de Tulancingo. Eso nos permitió que se nos abrieron las puertas y que no fuera tan burocrática la entrada, que fuera relativamente fácil…”.

La cercanía y las condiciones de escuelas en zonas vulnerables fueron factores decisivos para elegir las escuelas. “Hay una razón metodológica”, comenta Rodrigo. “Tulancingo es un municipio que está muy cerca de la ciudad de México, a 50 minutos, pero además nos permite trabajar en una zona vulnerable y es mucho más fácil promover la lectura en una zona rural que en una gran ciudad. Suena muy paradójico, pero en la ciudad hay mucho más distractores que en las zonas rurales”, menciona.

Los retos de Lectura en Movimiento

Existen distintos objetivos para Lectura en Movimiento. Rodrigo, entusiasta de la lectura y la promoción cultural, abunda un poco más sobre este tema.

“La idea es, por poner un ejemplo, de septiembre a diciembre trabajamos en la escuela A y B. De enero a junio del próximo año vamos a trabajar en escuelas C y D. Y en septiembre a diciembre del próximo año vamos a regresar a trabajar escuelas A y B. La idea es mantener un proyecto con  resultados muy visibles, muy palpables y a partir de eso, exportar esta experiencia, contagiarla y transmitirla a otras organizaciones. La idea es que esta misma metodología sea aplicable a cualquier ámbito. Vaya creciendo a más escuelas y sea cada vez más grande…estamos trabajando ahorita en escuelas con menos de 50 alumnos, de las cuales hay muchísimas en Hidalgo y no se diga en todo el país. La idea es lograr visibilidad que nos permita replicar el modelo”.

El trabajo

Las escuelas rurales Juan Rulfo y Federico A. Corzo, de los municipios de Acaxochitlán y Tulancingo son las escuelas de Hidalgo en las que desarrollan las actividades.

“Llevamos trabajando un total de 2 escuelas, seis meses  en cada una de ellas y es una experiencia muy compleja, ya que nosotros venimos de un contexto citadino, una ciudad muy grande y es enfrentar un contexto rural del cual a veces desconocemos muchas cosas. Implica retos y problemáticas muy importantes que hemos aprendido a superar. Ahora, a partir del mes de septiembre vamos a iniciar una segunda etapa del proyecto con una metodología mucho más consolidada, con aprendizajes ya muy aplicados a la metodología. Para ello estamos haciendo una campaña de recaudación de fondos en la plataforma donadora.mx para elaborar todo el plan de Lectura en Movimiento que inicia el mes de septiembre”.

En este momento, la campaña que Arte para Despertarte realiza para recaudar  fondos suficientes para Lectura en Movimiento concluye en septiembre, mes en el que comenzarían a trabajar con el proyecto si se recaudan los 70,000 pesos que tiene como meta en Donadora.

“La campaña empezó el 21 de julio termina el 2 de septiembre, son 45 días. Hoy 30 de julio (fecha de la entrevista), llevamos un 43 % de recaudación, que es muy buena porque apenas en 10 días hemos recaudado 30,000 pesos y vamos a seguir echándole ganas e invitando a la gente a que se una al movimiento”, agrega. 

10 días después que finalice el período de donaciones, el 12 de septiembre comenzarían a operar el proyecto en las escuelas, que finalizaría en diciembre con la pinta del mural artístico en cada una de las dos escuelas, que forma parte de las actividades. Sobre este último, Rodrigo explica más a detalle. “Una de las actividades que vamos a hacer en las escuelas es la pinta de un mural artístico que tiene que ver con lecturas que hicieron los niños a lo largo del semestre, es una especie de registro creativo palpable en la escuela”.

Otras actividades que Lectura en Movimiento realizaría a lo largo de 13 semanas son donaciones de libros, círculos de lectura, sesiones en lectura en voz alta y capacitación con maestros.

Cómo ayuda al proyecto

“La forma de donación es muy fácil, es entrar a la página de la plataforma que es donadora.mx van a ver una lupa del lado izquierdo y donde se buscan están los proyectos ponen lectura en movimiento y va a parecer un proyecto. Hay un video muy sencillo con animación de dos minutos.  donde explica todo lo que vamos a hacer. Hay un texto un poquito más. Y le ponen ‘donar aquí’”, expone.

Hay 4 métodos de pago. Si desconfían mucho de la tecnología lo pueden hacer  con depósito en efectivo en una sucursal bancaria o por transferencia interbancaria desde una cuenta que la gente tenga. Pueden imprimir un formulario e ir a pagar al Oxxo. O pueden hacerlo mediante el sistema de tarjeta que tiene la plataforma o bien, mediante paypal, a lo que mucha gente tiene más de confianza”, agrega.

Por último, invita a todos a donar para “contagiar” los hábitos lectores a los niños.“Creo ante todo que acercar el hábito de lectura a los niños es una forma de cambiar el rostro a una comunidad y mostrarle un mundo totalmente distinto.De antemano, les agradezco su participación”.

Para mayor información sobre Lectura en Movimiento, pueden acceder a la página de Facebook de la fundación Arte para Despertarte o bien, en la página www.arteparadespertarte.org

Síguenos en nuestras redes sociales:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*